Con el paso de los años, la contaminación y los rayos UVA, tu piel se va debilitando, perdiendo su firmeza y luminosidad gradualmente. Por suerte existen cosméticos que relentizan este proceso y ayudan a mantener la piel sana.

Pero… ¿sabías que la alimentación desempeña un papel esencial en el cuidado de tu cutis?

Incluir una serie de alimentos a tu dieta, puede ayudarte a sentirte mejor. Es bueno llevar una dieta equilibrada, rica en verduras, legumbres y el punto justo de hidratos de carbono, pues nos sentiremos más ligeros. Hoy en día cada vez resulta más complicado no consumir productos ultraprocesados, con aditivos, conservantes y sobre todo, infinidad de azúcares añadidos nocivos para nuestra salud.

De hecho, los alimentos con alto contenido en grasa y los aceites poco saludables pueden hacer que la piel se inflame, obstruyendo los poros. Por su lado, las alteraciones en la flora intestinal causada por estos malos hábitos y la consiguiente inflamación pueden causar hinchazón en la piel, sobre todo en aquellas con tendencia al acné, eccema o rosácea. El yogur, el kéfir y la combucha son muy ricos en probióticos para combatir esta problemática.

El aguacate contiene grasas que proporcionan hidratación extra a nuestra piel, proteínas que ayudan a fortalecer la piel y mantenerla tersa y vitaminas.

Otro de los alimentos que suele aparecer en todas las dietas saludables son los frutos secos y las semillas, pues son superalimentos que contienen omega-3, vitaminas A, B y E y antioxidantes entre otros y gracias a eso, la piel gana en hidratación, elasticidad, regeneración celular y protección contra los radicales libres.

Por otro lado, las frutas con mucha agua también favorecen la hidratación y protección de la piel de todos los agentes externos del día a día.

Contrariamente, hay otro tipo de ingredientes o alimentos que deberíamos procurar disminuir en gran medida su ingesta. Productos o comidas con excesiva de sal o el alcohol llevan a la retención de líquidos y a que se nos hinche la cara. Pueden generar falta de agua en el organismo y esta deshidratación se manifiesta en forma de ojos hinchados y ojeras.

Por último, la carne y los huevos te aportarán las proteínas necesarias para frenar la pérdida del tono muscular y el descolgamiento de la piel del rostro, aún así, es importante que tengas en cuenta que lo óptimo es comer la carne asada o a la plancha, de este modo, aparte de conservar todos sus nutrientes, evitamos la ingesta innecesaria de aceites al freír.

Como ves, hay infinidad de posibilidades para que te puedas diseñar una dieta equilibrada, rica en nutrientes, proteínas y vitaminas que beneficiarán a tu organismo e inevitablemente se te reflejaran en el rostro. Una piel cuidada, sana y con aspecto siempre fresco.