Labios y manos agrietadas, ¿cómo combatir el frío en la piel?

Llegado el otoño comienzan a bajar las temperaturas y los cambios bruscos de la misma afectan no solo a nuestro entorno, sino también a nuestra piel.

Uno de los rasgos más característicos del frío en nuestra piel es la presencia de grietas en los labios o en las manos. Si lo pensamos, estas dos partes del cuerpo suelen ser aquellas expuestas continuamente a las inclemencias meteorológicas, de ahí que se vean especialmente dañadas con los cambios de temperatura.

Pero vayamos por partes, veamos cómo afecta el frío a los labios y a las manos por separado y cómo podemos prevenirlo o tratarlo en caso de que ya estén afectados.

Las manos agrietadas y el frío

Tener las manos agrietadas es una condición muy común en épocas invernales. Sin embargo, puede suceder que una deshidratación habitual se desarrolle puntualmente de manera severa y, de hecho, perjudique el bienestar diario de las personas que lo padecen.

Durante el invierno, los principales responsables de que se nos agrieten las manos son los siguientes:

Un ambiente seco debido al frío o el viento.

Lavado muy frecuente de las manos con agua fría o caliente sin tomarse el tiempo de limpiarlas bien.

Baños repetidos con agua demasiado caliente. Lo ideal sería una temperatura de 37 grados.

Debido a ello, las manos suelen resecarse y tornarse ásperas al tacto, pudiendo incluso enrojecerse, descamarse, causar picor y agrietarse.

¿Cómo evitar las manos agrietadas?

Es muy sencillo, basta con seguir unos consejos cotidianos para prevenir el daño así como utilizar un tratamiento de productos específicos para proteger esta parte de nuestro cuerpo. Se recomienda:

Lavarse las manos con agua tibia.

Usar un par de guantes cuando estemos en la calle.

Beber agua regularmente porque la hidratación de la piel es lo más importante para evitar grietas y descamaciones.

Usar guantes para lavar los platos y realizar otras tareas domésticas que requieran manos mojadas durante largos períodos de tiempo.

En caso de que ya percibamos la presencia de grietas o rojeces en nuestras manos, lo ideal es comenzar con un tratamiento dermoprotector natural que recupere la elasticidad y armonía de la piel de las manos.

Usar una crema de manos reparadora

Esta crema de manos reparadora OHO realiza una fuerte acción nutritiva de la piel desecada debido a agresiones externas. También son una buena solución para regenerar las grietas y heridas propias de la sequedad.

Estos productos son de acción inmediata y nada más aplicarlos ya se notan los efectos beneficiosos del mismo, reduciéndose drásticamente las molestias ocasionadas por la sequedad gracias a la textura ligera de rápida absorción.

También podemos recurrir a la crema de manos Cicaplast, pues también posee una acción reparadora de la epidermis, reforzando la barrera cutánea y protegiendo las manos de futuros daños debidos al frío, higiene excesivo u otros agentes externos.

La ventaja del uso de estas cremas es que no solo curan las heridas ya presenten en las manos sino que crean una capa protectora en la epidermis para así evitar que las inclemencias meteorológicas dañen la piel de esta zona del cuerpo.

Los labios agrietados y el frío

El frío puede ser voraz cuando se trata de secar la piel frágil. Fina o carnosa, la boca es presa fácil para las heladas. Frente al frío, los labios se deshidratan fácilmente ya que tienen una piel cinco veces más delgada que en cualquier otra parte del cuerpo, además de que no tienen sistema de regulación térmica y glándulas sebáceas.

Estamos ante una de las partes del cuerpo más sensibles, por tanto su piel también se resiente. Lo notamos porque se tornan irregulares y tirantes, llegando incluso a despellejarse. En casos extremos, aparecen grietas y heridas muy molestas a la hora de hablar, comer o sonreír.

¿Qué no debemos hacer ante los labios agrietados?

Humedecer los labios es el peor reflejo que se debe adoptar cuando nuestros labios se debilitan. Porque si este gesto proporciona una especie de sensación de alivio en el momento, la comodidad es de corta duración. La saliva contiene enzimas que secan los tejidos. Las grietas y heridas de los labios, por lo tanto, solo se intensifican cada vez que pasas tu lengua por ellos.

Rasgar la piel muerta es otra cosa mala idea que debe evitarse, a riesgo de crear grietas más profundas. Para librar a los labios de las células muertas, estos deben ser exfoliados (y no con demasiada frecuencia) con un cuidado suave y provisto para este propósito adquirido en una tienda específica.

¿Cómo podemos solucionar los labios agrietados?

Una de las opciones para recuperar la salud de nuestros labios es apostar por el bálsamo labial nutritivo Nuxe, cuya acción reparadora es muy profunda ya que está formulado con ingredientes naturales como el girasol o la miel.

Este tipo de productos hidratan, protegen y nutren los labios creando una barrera protectora contra el frío o el sol, evitando así nuevos daños y facilitando su curación.

Por otro lado, también podemos emplear un tratamiento para labios Caudalie, el cual cuenta con un 99% de activos naturales que regeneran, curan y devuelven la normalidad a nuestros labios.

Si queremos proteger de la desecación a nuestros labios este tratamiento es idóneo ya que está indicado para todo tipo de pieles y se aplica en los labios tantas veces como sea necesario.

Comments (0)

Product added to compare.