Con la llegada del verano, nuestra piel tiende a deshidratarse por el mayor número de horas que nos exponemos al sol. Además, con el aumento de temperaturas como consecuencia del cambio climático, nuestra piel se ve mucho más afectada, que antes. 

Por eso, es importante mantener nuestra piel cuidada y sobretodo en verano, cuando es más vulnerable. Seguir una buena rutina antes de salir de casa puede ayudarte mucho. 

Sigue nuestros consejos para lucir una piel radiante y  veraniega.

Utilizar protector solar

 Durante el verano, tenemos la mala costumbre de protegernos simplemente una vez al día, pero es necesario aplicarse protección mínimo 2 veces al día, ya que a lo mejor estamos más de 10 horas expuestos al sol. Lo más recomendable, pero, es que durante todo el año utilices protector solar, ya que en cualquier estación del año, es peligroso exponerse sin protección. 

Protectores especiales para cara y labios

 Muchas veces pensamos que podemos utilizar el mismo protector solar para el cuerpo, la cara y los labios, pero no es así. Existe un tipo de producto específico para cada parte y el de la cara es el más importante. Si te maquillas, puedes ponerte el protector antes y esperar 5 minutos  antes de maquillarte para que se absorba totalmente. 

Mantenernos correctamente hidratados

Beber agua es importante, pero en verano más. Las subidas de temperaturas hacen que nuestro cuerpo expulse más agua y por ello debemos beber agua constantemente, tanto de día como de noche. Además, es necesario, complementarlo con la hidratación superficial con cremas adecuadas. 

Limpiar y exfoliar

Puedes limpiar y exfoliar tu piel durante todo el año, pero cuando debes prestarle más atención es en verano. Es importante hacer este proceso de forma rutinaria en verano, porque así eliminamos las células muertas, que provoca el sol, de nuestra piel. 

Evitar tomar el sol en las horas de mayor incidencia solar

Por mucho que nos encante ponernos morenos o morenas, tomar el sol durar las hora de más incidencia solar, no nos aporta nada bueno. Al contrario, puede ser peligroso para nuestra salud. Las mejores horas para bajar a la playa o a la piscina, es entre 9:00 y 12:00 y luego desde las 17:00 hasta las 20:00. 

Utilizar ropa cubriente y ligera

Cuando decides qué ponerte en verano, lo más probable es que elijas algo corto y ligero para no pasar calor. Pero en realidad, en las horas de mayor intensidad, lo más adecuado es ponerse prendas de ropa que sean ligeras pero que cubran bastante tu piel, de esta manera te expones mucho menos. 

Vigilar más de cerca nuestra piel

Durante los meses de más calor, es importante prestarle más atención a las nuevas manchas o lunares que pueden aparecer en tu cuerpo. Si tienen un tacto distinto o son más grandes de lo normal, es importante que visites a un dermatólogo.